lunes, 11 de abril de 2016

Construcción - 4 - Kitty




Esto es un descontrol. Intolerable. Un escándalo.
Todos los días vienen estos humanos, golpean las paredes, hacen MUCHO RUIDO y tiran las bolsas de polvo gris dentro de un aparato que parece una cacerola con ruedas, enorme. Ése que la Caba cree que está enfermo e insiste en hablarle todas las noches. Lo mezclan con agua, hacen una pasta gris y enchastran todo. 

Mi comida tiene polvo.
Mi agua tiene polvo.
Mi silla tiene polvo.
Hasta se siente el polvo en la caja de piedritas. 
El casi gato está feliz con su aguena, pero esa aguena está invadiendo toda la casa. Es un espanto.
¡Y la humana no hace nada! 
No solo eso, alimenta a los otros humanos que vienen a romper todo, les da agua, les PERMITE hacernos pedazos la casa y a mí me deja encerrada para que no los ataque, aunque ella dice que es para que no me escape asustada con el ruido. 
Yo no le tengo miedo a nada, qué se piensa, humana impertinente. ¡PFFFFFFT!

No lo entiendo. 
¿Todo esto para traer a ese garage? ¿Quién se cree que es ese garage? ¡Cuando llegue lo voy cortar en fetitas, le voy a sacar los dos ojos y varios dientes! Se va a acobardar tanto que va a salir corriendo por esa puerta nueva que pusieron en la pared. Se va a ir para no volver.
No sabe con quién se metió ese garage.




Entrada siguiente: Construcción - 5 - Balou

Entrada anterior: Construcción - 3 - Pili





2 comentarios:

  1. La comprendo, capitana. he pasado por eso y es terrible.
    Y no es por desalentarla, pero aquí cuando terminaron de romper todo y ensuciar, comenzaron con la limpieza, que duró unos cuantos soles con sus lunas. Luego siguió un período de calma que duró lo que el calor.
    Y cuando por fin comenzaba a relajarme llegó él...¡el colorado!
    Ni me la cuente, capitana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No me cuente, amigo! Esos colorados son la peste

      Eliminar